Parte 4: Una cosa son las palabras y otra los hechos

por Humberto Sandoval Barrera y Nelson Rojas Rodríguez

¿Qué significa la autorregulación emocional de un líder?

Es primordial que los lideres y colaboradores desarrollen su inteligencia emocional,  pues ella es parte de su riqueza mental y por tanto del desarrollo y de la evolución de su perfil profesional. La atmosfera  emocional  de nuestras empresas se nutre de la emocionalidad de nuestros lideres. Requerimos de la generación de  masa crítica  en torno a formas de interacción nutritivas y livianas entre los líderes y sus colaboradores para contagiar la dinámica del trabajo: una golondrina no hace verano.

La organización es una comunidad de interacciones, un sistema humano que convoca y conecta diversidad de personas, conocimientos e intereses, que deben ser regulados de forma apropiada para el logro de resultados productivos y de desarrollo. El pegamento de este dinámico y complejo sistema son las emociones. Ellas, o mejor la forma en que logramos manejarlas, posibilitan o imposibilitan, tomar decisiones, coordinar esfuerzos y enfocarse. Por esta razón, los líderes no pueden argüir que manejan su emocionalidad según su propio capricho o estilo de liderazgo, porque esto compromete mucho en la organización, nada menos que el logro de los propósitos. Muchas veces un área completa, queda a merced de un estilo emocional inapropiado que impide los niveles de sinergia requeridos: tenemos derecho a sentir, pero no a destruir con nuestras emociones negativas.

Diseñamos consiente o inconscientemente la convivencia en el trabajo y esta bien puede ser favorable o nociva para los que comparten a diario con nosotros. Mientras nuestro temperamento es heredado, nuestro carácter se forma a través de los hábitos aprendidos. El reto de todo individuo es darle una forma a su personalidad (Temperamento + carácter = comportamiento) que propicie la evolución de la personalidad para tener una vida íntima, social y laboral lo más saludable posible para cada uno y para quiénes nos rodean. El dolor es inevitable, es connatural a la vida, el sufrimiento es una decisión. Una cosa es el dolor provocado por las circunstancias de la vida, y otra el sufrimiento que dejamos crecer frente a las experiencias dolorosas. Todo líder es responsable de poner todo lo necesario para crear una emocionalidad que le ayude a crecer y a mantener una convivencia sana con las personas que le rodean. Todo líder necesita tejer rutas autoconscientes para obrar de acuerdo con el efecto que quiere generar en otros, no como un autómata predeterminado. ES UN IMPERATIVO de contribución social y de SOBREVIVENCIA BASICA EN COMUNIDAD: Las emociones no tienen vida propia, no están fuera nuestro control, somos nosotros los que las experimentamos y las encausamos.

Para responder con el imperativo de líderes dinamizadores del tejido social y productivo es determinante que cada líder incorpore desde los cimientos de su vida estos siete principios de auto-gestión: mantenga un AUTOCONCEPTO positivo y actualizado, active su RED DE APOYO SOCIOFAMILIAR y haga inventario de la calidad de sus vínculos, LEA A LAS PERSONAS que le rodean e identifique como funcionan, RECONOZCA EL EFECTO DE OTROS Y DEL CONTEXTO sobre usted, enfóquese en SOLUCIONAR PENDIENTES, cero postergación, EXPRESE LO QUE SIENTE, converse sobre lo que le sucede, genere HÁBITOS DE AUTOCUIDADO.