DE LA UNIVERSIDAD AL TRABAJO: DILEMAS Y ALTERNATIVAS

Introducción sobre lo que queremos tratar, una especie de objetivo.

  • Los dilemas que presentan la mayoría de los nuevos profesionales.
  • Implicaciones en las dimensiones vitales.
  • El SER, SABER Y HACER – perfil profesional.
  • El SER, SABER Y HACER en relación con las exigencias de las empresas a los nuevos profesionales.
  • Claves para el desarrollo.
  • Ejercicio sobre el saber, hacer, ser: Definir un reto y desarrollar cada una de las esferas de la triada, a través de la pregunta: ¿Qué me implica el reto en el ser, en el hacer, y en el saber?
  • De la universidad al trabajo: Dilemas y alternativas

Desde antes de terminar el estudio universitario comienzan a surgir diversas inquietudes sobre el futuro, personal, familiar y especialmente laboral, que dan cuenta de los intereses y motivaciones de los nuevos profesionales frente a su desarrollo y orientación en un mercado competitivo y estrecho en oportunidades. Estas inquietudes se expresan por ejemplo en:

¿Lo que estudié me va dar para subsistir?, La formación que recibí es para conseguir empleo y no para ser independiente ¿Qué hago?, Estoy trabajando y estudiando, termino la carrera ¿Cuánto tiempo pasa para trabajar en lo que estudié?, ¿Qué aspiraciones tengo frente a lo que ofrece el mercado de acuerdo con mi desarrollo?, ¿Sí sé lo suficiente para enfrentar el mundo laboral? ¿Sera que si soy capaz? ¿Para qué soy bueno realmente?, ¿Qué posibilidades tengo en un mercado que tiene tanta oferta de lo que yo estudie?, ¿Cuál es mi proyecto de vida? ¿Qué motivaciones clave dirigen mi decisión laboral? ¿He pensado con cabeza fría lo que quiero hacer en la vida?, ¿En todas partes piden experiencia y no la tengo, qué hago?, ¿La universidad en donde estudie, el nivel económico-social y la red que tengo de conocidos y familiares me van a servir para acceder a grandes empresas, a ser bien pago o aspirar a un buen puesto?

Estas inquietudes generales traen consigo cuatro grandes dilemas que el nuevo profesional afronta usualmente y que se expresan de la siguiente forma: dilema 1: Capacidades personales Vs. Posibilidades laborales, dilema 2: Ser empleado Vs. Ser Independiente, dilema 3: Confusión Vs. Sentido de vida, dilema 4: Experiencia Vs. Empleabilidad.

Cada uno de estos dilemas tiene implicaciones en las seis dimensiones vitales del ser humano: Social, Laboral, Económico, Intelectual, Emocional y Espiritual. En lo social (1), ya que como nuevo profesional se pueden recibir presiones familiares y de su grupo social respecto a las decisiones sobre la empresa a la que se debe ingresar, sobre el tipo de trabajo que más dinero ofrece o si es el caso el de mayor “estatus”, etc. En lo laboral (2) por cuanto al pasar el tiempo sin cumplir con los objetivos propuestos tanto económicos como profesionales, es posible que se pierda la confianza sobre las capacidades personales necesarias para alcanzar estos objetivos. En lo económico (3) porque uno de los intereses principales de un nuevo profesional es el de tener ingresos relativamente acordes con su experiencia y conocimiento adquirido en la universidad. En lo intelectual (4) ya que el ingresar a trabajar o tener una actividad relacionada (independiente) con los conocimientos profesionales adquiridos, facilita el aprendizaje, la innovación y la actualización. En lo Emocional (5) por cuanto el sentimiento de seguridad resultado de tener “un trabajo”, está directamente relacionado con el bienestar que se procura individualmente y en muchos casos a la familia (esposa, hijos o padres). En lo espiritual (6) un proyecto de vida incluye el desarrollo personal integral y la forma como la persona trasciende y contribuye al mundo, a la sociedad y a otros.

De acuerdo con lo anterior para enriquecer el perfil profesional con el ánimo de ser más empleable o desarrollar empresa, hay que dar una mirada a un planteamiento reflejo de la experiencia de Consultoría Humana en el desarrollo de personas y equipos dentro de las organizaciones. Es una triada sistémica que contiene tres elementos SER, SABER, HACER, con un núcleo central que emerge de su articulación. Veamos el gráfico:

post MP3 3, gráfica 2-01


La triada muestra cómo el perfil profesional requiere que las tres dimensiones se consideren esenciales por igual, para el desarrollo y crecimiento de la persona. Es como una mesa de tres patas que para mantener su equilibrio necesita el soporte que cada una le ofrece.

Utilizando este mismo esquema encontramos que las organizaciones hacen exigencias a las personas sobre su perfil con el ánimo de que ingresen a desempeñarse efectivamente. Veamos el gráfico.

post MP3 3-01


El gráfico muestra cada uno de los elementos de la triada con la descripción, que según nuestra experiencia en grandes Organizaciones, exigen a los nuevos profesionales. Estas Empresas esperan que su gente tengan capacidades y cualidades de “clase mundial” es decir personas lo suficientemente sobresalientes para brindar grandes resultados, altamente competitivas y competentes y que puedan representar con éxito a la Organización en cualquier mercado.

Es entonces un gran reto para el neoprofesional responder con éxito a sus dilemas, pues es su futuro lo que entra en juego. Anthonny Robbins (1998), quien ha estudiado a personas “altamente exitosas” o personas que logran sus metas, en diferentes contextos como los deportes, negocios, farándula, empresas, ciencia, entre otros, ha identificado que ellas siguen los siguientes pasos:

  1. Construyen una visión lo suficientemente clara y nítida, retadora, viable y a la vez ambiciosa de lo que quieren
  2. Emprenden acciones contundentes para acercarse a la meta
  3. Chequean el efecto de sus acciones en su entorno
  4. Ajustan de manera flexible sus estrategias para obtener su visión.

Este esquema tan sencillo, en el papel, es completamente aplicable al caso de los nuevos profesionales:

  1.  Tener una imagen clara y real de qué es lo que quiere
  2.  Actuar: investigar, prepararse, buscar la información apropiada, construir una buena red, etc
  3.  Revisar qué ocurre con cada acción en su mundo personal e interpersonal
  4.  Flexibilizar sus estrategias para abrir un nuevo camino, definir una nueva táctica o ajustar su plan.