La contraseña que abre las puertas de la realización personal se compone de una simple sílaba: SÍ. Sí. A la vida tal como es. A nosotros tal como somos. A los demás, tal como son. A nuestros padres, tal como son y tal como fueron, vehículos providenciales de nuestra existencia y mucho más.

Joan Garriga

Deja un comentario