Entrevista con Felipe Bogotá, director de Techo para América Latina y el Caribe

Trabajar 7 años en una organización social y de estos, los últimos como director para América Latina y el Caribe, no debe ser nada sencillo. Así que acudimos a Felipe Bogotá para conocer su experiencia liderando una organización del tamaño de Techo y lo que ha significado ese liderazgo en su desarrollo y su labor diaria.

 

Consultoría Humana: ¿Cómo ha sido tu experiencia al ser una persona joven y que ha desarrollado un proceso de liderazgo al interior de una organización social? ¿Qué ha significado ser líder?

 

Felipe Bogotá: El tema del liderazgo con los años lo he ido forjado, sigo entendiendo hacia dónde va ese concepto y sigo creyendo que el liderazgo ahora es mucho más humano, mucho más enfocado en conocerte y llevar eso hacia las personas, cómo las inspiras y sacas lo mejor de ellas. Hay una combinación muy buena de lo que ha sido este paso por Techo, y es que muchas de las cosas que nosotros hacemos, las hacemos con pasión, con convicción, con alegría, pero también con mucho compromiso.

 

Entonces al tener esos valores tan fuertes con los que trabajas día a día también lo vas ligando a cómo va siendo ese ejercicio de liderazgo, y un ejercicio de liderazgo que sea promovido de manera horizontal, que sea de manera participativa, pensando siempre en las opiniones de todos, entendiendo que debe ser estratégico y que tienen que haber tomas de decisiones, pero que siempre puedes llevar a cabo un liderazgo con el cual todos se sienten parte del proceso, del proyecto y los grandes planes, siempre con compromiso social, que es con lo que trabajamos.

 

Y creo que no solo pasa en Techo, sino que también pasa en todas las grandes empresas, cuando se logra conectar a las personas con el porqué estamos ahí y hacia dónde queremos ir todos, ese mismo ejercicio de liderazgo va haciendo todo más fácil y mucho más lindo, disfrutas bastante ese camino.

 

CH: De ese ejercicio de liderazgo. ¿Cuál ha sido el reto más grande o lo más difícil que has vivido?

 

FB: Lo más difícil, sin duda, ha sido la toma de decisiones. Actualmente hemos incluido un equipo de casi 600 personas, que son todas las personas que son mi responsabilidad, al tenerlas en los 19 países donde se trabaja Techo, sin duda la toma de decisiones te reta todos los días porque en un cargo como estos, tienes que ser siempre lo más objetivo posible, tienes que velar por lo mejor para la organización; pero justo en una como la nuestra, jamás puedes dejar de lado el componente humano, el componente participativo, el componente de escuchar las voces de quienes están más lejos y que es importante su opinión también. Entonces esa toma de decisiones debe intentar ser justa para todas, que convenza que ese es el camino y que de una manera haya una alineación hacia donde uno quiere que vayan las cosas, es sin duda lo más retador.

 

CH: ¿Y qué ha sido lo más fácil que has vivido como líder?

 

FB: Yo creo que la capacidad de llevar a las personas, de transmitir confianza con las personas y que las personas sientan confianza conmigo. El ejercicio de liderazgo tiene un alto componente de confianza, porque a la larga tú no puedes estar controlando o midiendo todo, y tiene que haber una confianza grande con tu colaborador y también cómo tu estas llevando las cosas, ha sido fácil para mí también por habilidades que tengo.

 

CH: ¿Crees que los valores son necesarios para ejercer un buen liderazgo?

 

FB: Para mí sí, al tener la fortuna de haber trabajado con muchas otras organizaciones o empresas, todos los días me convenzo de que temas como la confianza, el amor, el compromiso, la pasión, el creer en las personas, en el talento que tienen y creer en que se pueden desarrollar cosas en cualquier lugar es fundamental, no importa porque estés trabajando, el eje gira en torno a la persona y como sacamos lo mejor de ella.

 

CH: ¿Y qué haces para conectar a la persona, para que sienta esos mismos valores?

 

FB: Lo genero a través de algo que es la empatía, lo primero que uno debe generar con las personas con las que trabaja es la empatía. Esa empatía tiene que ser traducida en entender como es esa persona y generar un proceso en el cual, genuinamente, esa persona ve que tú la estas apoyando, que la estas entendiendo, la estas conociendo y estas preocupado por el desarrollo profesional de esa persona, porque al generar eso y mostrarle con acciones completas que te preocupa su desarrollo personal y profesional, ya la conversación parte desde una confianza muy grande para transmitir todo lo que quieres, ya sea esa convicción, esa pasión o ese compromiso porque primero te centras en él.

 

CH: ¿Hay alguna diferencia entre liderazgo social y el que se vive en otra organización o compañía?

 

FB: Si creo que hay diferencias, pero hoy se trabaja cada día más en que no las haya. Antes estaba muy marcado como el liderazgo estaba trazado desde las metas, los resultados, los objetivos, las jerarquías o los procesos. En las organizaciones sociales si hay un componente altamente intangible donde los incentivos son diferentes, son más emocionales que salariales.

 

Ahora, yo si tengo una mirada y creo que el mundo está yendo hacia otro lado, hablando con muchos empresarios está el tema de la retención, de cómo hacer para que la gente se proyecte y de lo mejor. Entonces, ya comienza a ser muy humano y más intangible que material, hoy ya hay mucha más comunicación y se construyen en conjunto los grandes sueños o las grandes metas. Que tu colaborador te pueda retroalimentar y que tu tomes eso, puedas mejorar y también puedas tener esa evolución con él, cada vez se avanza en algo mucho más horizontal y mucho más humano porque creo que el ser humano está demandando y exigiendo eso y el liderazgo también está yendo hacía allá.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *