El Conejo del País de las Maravillas

Encontrarse es dejar de esconderse uno no corre sino huyendo o persiguiendo. Siempre que corremos vamos detrás de algo que nos rehuye, o huimos de algo que nos acosa. Por eso el que corre no encuentra. Porque a lo mejor aquello que lo persigue es lo mismo que se le escapa. Quizás si se dejara atrapar no tendría que perseguir. Corriendo es muy difícil encontrar y muy fácil tropezar.

Luis Enrique Mejía (Terapeuta colombiano)

Deja un comentario