Atención Plena

Cada día veo u oigo algo que más o menos me mata de placer, que me deja como una aguja en el pajar de luz.

Eso era para lo que había nacido para mirar, para escuchar. para perderme dentro de este mundo suave, para aprender, una y otra vez, en la alegría, y la admiración.

No estoy hablando de lo excepcional, de lo terrible, de lo espantoso, de lo extravagante, sino de lo ordinario, lo común, lo monótono, las cosas que ocurren a diario.

Oh, buen discípulo, me pregunto, ¿Cómo puedo ayudarte sin crecer en conocimiento con enseñanzas como éstas: la luz sin adornos del mundo, el brillo del océano, las oraciones hechas de hierba?

Mary Oliver

Deja un comentario